Marketing de influencia y trabajo infantil: ¿cómo cumplir la legislación y la ética?

News Influence marketing

Marketing de influencia y trabajo infantil: ¿cómo cumplir la legislación y la ética?

En España, el trabajo de los niños influencers menores de 16 años en las redes sociales no tiene aún una norma propia. Con ocasión del primer aniversario de la publicación en Francia de su ley aplicable desde abril de 2021, Influence4You te aclara las obligaciones que rodean a la normativa y también te hace reflexionar sobre la ética que rodea al trabajo de los menores.

 

El trabajo de los niños influencers

El trabajo infantil está estrictamente regulado en Francia, y un niño no puede trabajar antes de los 14/16 años en muchos ámbitos. Toda la información se puede encontrar aquí en la página oficial del gobierno. Hasta ahora se hacía una excepción con los niños que trabajaban para las empresas:

  • «De entretenimiento, cine, radio, televisión o grabación de sonido
  • Como modelo
  • En una empresa o asociación cuyo objetivo es participar en competiciones de videojuegos»

Los niños influencers están ahora amparados por la ley que regula a los niños en las situaciones mencionadas, como los del mundo del espectáculo. Por tanto, la ley se ha ampliado y los niños que antes trabajaban principalmente para «agencias de modelos» ahora pueden trabajar para «personas».

El artículo L7124-1 establece que las normas de protección de la ley se aplicarán a los menores en las «empresas de grabación audiovisual, cualquiera que sea su modo de comunicación al público». Así, sin mencionar específicamente a los influencers y a las redes sociales, la ley incluye un campo de acción lo suficientemente amplio como para anticipar varios casos.

 

¿Qué dice la ley sobre los niños influencers?

Todavía existen muy pocos artículos sobre el tema y es difícil abrirse paso entre las normas impuestas para proteger a los niños influencers. Víctima de la vaguedad legal antes de 2020, el trabajo de los influencers infantiles está ahora estrictamente regulado y es objeto de una ley específica. Se trata de la ley n°2020-1966 de 19 de octubre de 2020 disponible en su totalidad aquí.

He aquí las principales directrices por puntos:

Los menores de 16 años tienen derechos:

  • Para garantizar la protección de los menores, cualquier trabajo en las redes sociales tendrá que ser aprobado previamente por las autoridades competentes. En la mayoría de los casos y dependiendo de la región, se trata de la dirección del trabajo. La información de contacto se puede encontrar en la página del gobierno aquí.
  • Sus ingresos deben ser depositados en la Caisse des Dépôts et des Consignations hasta que alcancen la mayoría de edad y no pueden ser cobrados por un tercero. Sólo una parte puede ser percibida por los representantes legales.
  • Tienen un «derecho de supresión» y pueden solicitar la eliminación de su contenido de la red social que elijan. Por ejemplo, un niño influencer que haya alcanzado la mayoría de edad y desee eliminar los vídeos o las publicaciones que se hayan hecho sobre él en YouTube puede solicitar la retirada de los mismos directamente de la plataforma. Todas las plataformas deben poder ejercer este derecho al olvido o «supresión».

 

Las obligaciones de las plataformas

Además del «derecho de supresión» obligatorio, las plataformas tendrán que eliminar cualquier contenido patrocinado en el que aparezca un menor de 16 años sin su aprobación. Tendrán que cooperar con las autoridades si es necesario en caso de control. Pueden ser multados con hasta 75.000 euros en caso de infracción.

El periódico La Voz de Galicia informó sobre los niños influencers y la nueva ley. El artículo aquí.

 

¿Cuándo se aplica la ley?

Es responsabilidad de los representantes legales del niño cumplir con la ley. Pero también han de hacerse las preguntas adecuadas.

Pongamos un ejemplo:

¿Debería estar sujeto a autorización grabar a su hijo pintando un cuadro que le parezca especialmente bonito en las redes sociales?

  • La respuesta es no, si es en un contexto familiar de la vida cotidiana, aunque el perfil sea público y accesible a todos. Se trata de que los padres quieran o no exponer a sus hijos en la red.
  • La respuesta es sí si el producto es objeto de una colaboración. Por ejemplo, si el niño está pintando con pinceles donados por una marca, que ha pagado una publicación remunerada.

 

La educación y la ética son primordiales

Algunos padres dirán entonces: ¿Por qué debo pedir permiso? ¿Por qué debería pagar el dinero a la Caisse des dépôts para mi hijo, ya que se divirtió mucho con los nuevos pinceles y se lo pasó muy bien? Con este dinero es posible hacer cosas para la familia, ir de vacaciones o mejorar la vida cotidiana. Esto es lo que piensa mucha gente, y aquí es donde entran en juego la educación y la ética.

Aunque un niño estuviera pintando y divirtiéndose con un producto que se le ofrece a cambio de un pago y probablemente fueran los padres los que lo filmaran, negociaran con la marca, etc. Es el niño quien presta su imagen al producto. Es el niño el que encarna el producto durante una publicación, a la manera de un modelo infantil o de cualquier otro niño del mundo del espectáculo. Y cuando la publicación permanece visible durante meses o incluso años, es el niño al que vemos. Eso es lo que se paga.

 

Algo en lo que pensar:

Un niño artista. Un niño toca el piano en una sala abarrotada en la que el público ha comprado entradas por adelantado por unas decenas de euros para ver tocar a este joven talento. La actuación generó un beneficio. ¿Diríamos que el niño no va a recibir ese dinero porque el piano es su pasión de todos modos y se lo pasó bien? No, porque el público vino por el niño. Y era el niño el que se ponía en escena y hacía el trabajo. Aunque probablemente fueron sus padres los que le apuntaron a clases de piano cuando era más joven, los que le llevaron al espectáculo….etc

Es cierto que la ley prevé que una parte de la remuneración pueda ser abonada a los representantes legales por los gastos ocasionados, etc., pero el niño merece y tiene derecho a su remuneración, bloqueada en una cuenta, que podrá recibir cuando alcance la mayoría de edad o se emancipe. Porque el trabajo es ÉL quien lo ha realizado.

 

¿Y el contenido familiar?

Si tienes un canal familiar, por ejemplo, y tu hijo aparece, incluso en familia y en grupo, en una publicación remunerada, el niño/a debe poder recibir su parte de la remuneración. Porque el niño habrá asociado su imagen con el producto.

 

¿Y la ética?

Los representantes legales del trabajador infantil son responsables del bienestar del niño. Más que el hecho de hacer trabajar a tu hijo, hay una cuestión que surge con mucha frecuencia: el impacto psicológico de las plataformas online en los niños puede ser devastador.

Imagina que tu hijo aparece en una publicación o un vídeo y que recibe muchas visitas. El post está lleno de comentarios de odio. En Internet, es fácil que cualquiera descargue su ira detrás de la pantalla de su ordenador y publique comentarios insultantes, degradantes o simplemente mezquinos. Los influencers «adultos» son a menudo víctimas de esto, y se manifiestan en contra de este fenómeno. Tienen las cartas y la madurez para protegerse muy a menudo, pero a veces no.

Entonces surge la pregunta: ¿cuál es el límite para un niño? ¿Cómo proteger a un niño de la difícil realidad que puede ser Internet?

Algunos expertos aconsejan desactivar los comentarios cuando una publicación es controvertida, o en cuanto se publica. La publicación puede entonces generar likes y vistas pero no comentarios. Por supuesto, el índice de compromiso podría sufrir, dirán algunos, pero ¿no es más importante proteger a un menor? ¿Especialmente si son todavía muy jóvenes?

 

¿Cuáles son los pasos a seguir para crear contenido con su hijo?

La ley Francesa es muy clara: «la difusión de la imagen de un menor de dieciséis años en un servicio de plataforma de intercambio de vídeos, cuando el menor es el sujeto principal, está sujeta a una declaración ante la autoridad competente por parte de los representantes legales«.

Evidentemente, cualquier contenido de pago difundido en una plataforma de red social debe ser objeto de una solicitud administrativa previa. Esta autorización no es permanente y puede ser revocada en caso de incumplimiento.

Así que ya lo has entendido. Si deseas crear contenidos de pago con tu hijo en el país vecino, debes solicitar una aprobación. A continuación, deposita los ingresos en la Caisse des dépôts et des consignations.

Controles son realizados regularmente. Los contenidos de pago que muestren a menores sin autorización pueden ser objeto de sanciones por parte de las autoridades competentes, pero también de las propias plataformas.

 

Y en España, ¿cómo se protege a los niños influencers?

Al igual que en Francia, el trabajo infantil está estrictamente regulado en España, y un niño no puede trabajar antes de los 16 años en muchos ámbitos, salvo con un permiso especial para espectáculos públicos, y detalla que los menores de 18 no pueden realizar trabajos nocturnos, trabajar más de ocho horas diarias o hacer horas extra.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que los niños son titulares de derechos como el de la propia imagen, consagrado en el artículo 18.1 de la Constitución española.

Igualmente, en España los menores de 14 años no pueden tener presencia en las redes sin consentimiento, pero son los progenitores quienes crean y gestionan estos los canales, por lo tanto, la decisión de colgar una foto de los hijos en una red social les pertenece.

Según un estudio de la Universidad Rey Juan Carlos los menores pueden grabar hasta seis horas semanales. No solo en casa, también en agencias de publicidad. Estas agencias aparecen como intermediarias con las marcas y ahí es donde entra en juego el negocio y la indefensión de los menores.

Hasta ahora, esto estaba regulado por la Ley del Espectáculo, que no contempla fenómenos tan recientes, así que, en resumen, toda la responsabilidad cae sobre los progenitores.

 

El papel de las agencias de marketing de influencia

Las agencias de marketing de influencia se encargan de acompañar las campañas para que se desarrollen lo mejor posible, respetando a los niños. Los niños deben poder percibir la recompensa económica de su imagen y trabajo cuando alcancen la mayoría de edad o se emancipen.

La mayoría de los padres quieren hacer lo correcto, pero les falta información. Si quieres que tu hijo trabaje como influencer, puedes ponerte en contacto con Influence4You. Se controla la conexión con las marcas y se supervisan las campañas.

 

Influence4You es miembro de la ARPP (Autoridad Reguladora de la Publicidad de Francia) y participa en el desarrollo del marketing de influencia responsable y ético.

Visita la página web de la ARPP (en francés)

 

Ecrit par Andrea Barcia

¡Marcas, agencias!

Lanzad ahora vuestra campaña en nuestra plataforma

¡Influencers!

Uníos a la mayor comunidad de influencers